¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Javier Ignacio Zabalza Martínez ha recibido el segundo premio Trabajo Fin de Grado del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas, Graduados y Peritos Agrícolas de Aragón, con el proyecto ‘Aplicación de la programación lineal para una programación eficiente de la producción de una fábrica de piensos’ realizado en COPISO.

    Este joven ingeniero y socio de COPISO, que se ha graduado en el curso 2020/2021 en Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural, en la mención de Industrias Agrarias y Alimentarias, por la Universidad de Zaragoza, ha agradecido el apoyo y la colaboración de los trabajadores y responsables de la fábrica de COPISO, que le ha permitido realizar el Trabajo Fin de Grado con éxito, así como unas prácticas “muy interesantes”, en las que ha conocido las diferentes áreas de una puntera fábrica de pienso.

Ha explicado que su trabajo puede servir de base para otros trabajos y estudios encaminados a conseguir la máxima optimización de los recursos, en un modelo que maximice la eficiencia de la programación de la producción.

Javier Ignacio Zabalza, que es agricultor activo en Yanguas (Tierras Altas), continuando con la explotación de su familia, ha obtenido también una beca de investigación en el laboratorio de maquinaria agrícola de la Universidad de Zaragoza, centrada, entre otros asuntos, en la prevención de incendios que pueden originar cosechadoras o empacadoras.

   Este apoyo a la formación, que propicia COPISO, forma parte de su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), entre los que está el de Educación de Calidad.

Ver noticia completa

Durante la crisis del coronavirus, el sector porcino ha demostrado su fortaleza y resiliencia. También, el modelo europeo de producción porcina ha evidenciado ser una garantía de seguridad alimentaria, bienestar animal, sostenibilidad y trazabilidad.

Los ganaderos, transportistas, cooperativistas y trabajadores de la industria porcina española han garantizado durante 2020 un suministro continuo y asequible de alimentos de calidad, gracias a la profesionalización y modernización del sector.

Sin embargo, utilizando mitos y estereotipos muy alejados de la realidad, algunos colectivos reducidos están poniendo en duda ese vanguardista modelo de producción.

Por ello, INTERPORC -la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca Español- quiere aclarar algunos conceptos, y poner en valor ocho verdades del modelo porcino europeo en España:

1. Las macrogranjas no existen en España.  El tamaño de granjas está limitado por ley, tal y como marca el Real Decreto 306/2020, de 11 de febrero. Ese término no se encuentra recogido en ningún tratado de zootecnia, ni tampoco aparece en ninguna de las disposiciones vigentes del ordenamiento jurídico de España o de la Unión Europea. Asimismo, también está limitada por ley la distancia entre las granjas y entre éstas y cascos urbanos.

2. El sector porcino en España es responsable aproximadamente del 2% de las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestro país, según estimaciones a partir del Inventario de Emisiones del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico. Entre 2005 y 2020, las emisiones de efecto invernadero por cada kilo de carne se redujeron un 41%. Sensibilizados con la sostenibilidad medioambiental, ganaderos, transportistas y trabajadores del porcino se han comprometido a alcanzar el impacto climático neutro en 2050, en línea con lo establecido por la estrategia ‘De la granja a la mesa’ del Pacto Verde Europeo.

3. Los purines son un magnífico fertilizante orgánico para las tierras de cultivo. Mejoran la estructura orgánica del suelo tras años de emplear abonos inorgánicos. Una vez más, los niveles más estrictos de las normativas española y europea regulan dónde, cómo y cuándo aplicar los purines, no pudiendo sobrepasar los 170 kg de nitrógeno por hectárea y año en las zonas vulnerables y los 210 kg en el resto.

Además, cada granja está obligada a disponer de un plan de producción y gestión de estiércol incluido dentro del Sistema Integral de Gestión de Explotaciones de ganado porcino. Como dato, en los últimos años, el sector ha logrado recudir el volumen de purines y residuos finales en un 30%.

4. Las granjas están obligadas a disponer de balsas cercadas e impermeabilizadas para evitar el riesgo de filtración y contaminación de las aguas superficiales y subterráneas. Además, el Real Decreto 261/1996, de 16 de febrero, sobre protección de las aguas contra la contaminación producida por nitratos procedentes de fuentes agrarias, limita las cantidades de purines por hectárea, tal y como se ha señalado en el punto anterior.

5. El agua total consumida al año por el sector porcino es 54 hm3, lo que representa solo el 0,05% del total de agua disponible en España. Los ganaderos y las industrias del sector porcino están implicados en la optimización de su consumo. Así se ha logrado reducir un 30% el uso de agua por kilo de carne producido en los últimos años.

6. Ganaderos y veterinarios han logrado reducir en un 58,8% el uso de antibióticos entre 2014 y 2019. El sector, adherido al Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN), está comprometido con el Pacto Verde Europeo que marca el ambicioso objetivo de rebajar un 50% el uso de antibióticos en los próximos diez años.

Además, el sector porcino, a través de INTERPORC, es firmante de la Red Española del Pacto Mundial de las Naciones Unidas para la consecución de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible del Milenio, y trabaja en iniciativas para seguir reduciendo el uso de antibióticos, con iniciativas como el proyecto MAPRESPORC.

7. El sector porcino es un motor económico de la España rural, donde está plenamente arraigado. El 43% de las granjas y el 45% de las industrias están instaladas en municipios de menos de 5.000 habitantes. En total, unas 60.000 personas están empleadas por el sector porcino, que contribuye a generar riqueza, empleo y vida en el medio rural.

8. El modelo europeo de producción porcino cuenta con la normativa en bienestar animal más exigente del mundo, cumpliendo con los principios de la Organización Mundial de Sanidad Animal, englobados en el Convenio Europeo para la Protección de Animales en Granjas ganaderas. Además, España ha dado un paso más allá con una regulación más garantista, tal y como se marca en el Real Decreto 1135/2002 de 31 de octubre, relativo a las normas mínimas para la protección de cerdos. Asimismo, el sector, a través de INTERPORC, impulsa el sello de certificación IAWS que avala las buenas prácticas en todos los eslabones de la cadena.

Ver noticia completa

COPISO y la Hermandad de Donantes de Sangre de Soria han realizado una jornada de donación este viernes 11, en la que 22 trabajadores de la cooperativa han querido donar -la mitad lo han hecho por primera vez- y participar en este acto solidario, que COPISO empezó a organizar hace dos años, pero que en 2020 no pudo repetir por la pandemia de la Covid-19.

El director-gerente, Pascual García ha sido uno de los donantes.

Esta actividad está enmarcada en el compromiso que esta empresa soriana mantiene con los objetivos del desarrollo sostenible (ODS) de la ONU, entre los que está la salud y el bienestar. Asimismo, COPISO ha querido conmemorar la celebración del Día Mundial del Donante de Sangre, el próximo 14 de junio, con esta jornada de donación, desarrollada con la colaboración de la Hermandad, que ha llevado su unidad móvil hasta sede social de la cooperativa, en la avenida de Valladolid.

El Consejo Rector agradece la colaboración de los donantes, y resalta la gran labor de concienciación que realiza la Hermandad de Donantes de Soria, sobre la importancia que tiene la donación regular de sangre que tantas vidas salva con un pequeño gesto personal. La voluntad de COPISO es celebrar cada año esta cita, para animar la donación entre sus trabajadores y socios.

La Hermandad de Donantes valora como “muy positiva” la iniciativa de COPISO, ya que los trabajadores han respondido “bien”, y se ayuda a concienciar sobre la importancia de la donación.

La Hermandad de Donantes ha valorado la buena participación de los trabajadores de COPISO.

Recuerda que este tipo de campañas no son habituales en las empresas sorianas si bien hay otras que dan permiso a sus trabajadores para ir a donar, cuando la unidad móvil se coloca en diferentes localidades de la provincia, incluida la capital.

Ver noticia completa

La Asamblea General Ordinaria de delegados de COPISO de 2021, celebrada el viernes 4 de junio, tuvo un final diferente, puesto que sirvió para ofrecer un emotivo homenaje a quien, desde 1995 y hasta finales de 2020, ha sido el director-gerente de la cooperativa: Andrés García Martínez.

Aunque desde enero de 2021 ya le había relevado en el cargo Pascual López Nuez, el exdirector-gerente Andrés García ha participado en la asamblea para dar cuenta del balance de gestión de la cooperativa del ejercicio 2020.

Hijas de Andrés García, durante sus intervenciones

Pero el Consejo Rector ha querido cerrar esta asamblea con una entrañable despedida a Andrés García, después de llevar casi 44 años en COPISO, primero en la administración como contable y luego como gerente.

Si en los ruegos y preguntas, algunos de los socios ya tuvieron palabras de agradecimiento, como el presidente de Caja Rural de Soria, Carlos Martínez izquierdo, luego fueron las hijas del ex director-gerente las que intervinieron, para dar un perfil más personal del ex director-gerente.

Intervención de María Martínez

Un vídeo que recordaba la trayectoria de Andrés García, y un regalo que le entregó el vicepresidente de COPISO, Félix Soria, completaron la despedida. Al principio de la asamblea se pusieron unas palabras del presidente Francisco Javier Blanco, que no pudo acudir por motivos de salud, en las que también ofrecía un recuerdo y un agradecimiento para Andrés García.

Ver noticia completa

-El volumen de negocio es de 299.706.029 €.

-El pienso total distribuido en 2020 alcanza las 397.078 toneladas.

-Los cerdos de cebo vendidos suman los 978.462.

-Los fondos propios se sitúan en 39.974.259 €.

El volumen de negocio de la cooperativa COPISO y de sus empresas vinculadas ha sido, en el ejercicio de 2020, de 299.706.029 euros, lo que supone un crecimiento del 7%. La facturación de la cooperativa ha sido de 150.405.585 €, y la de las empresas participadas de 149.300.444.

El buen comportamiento del precio del porcino, y el incremento de la actividad agrícola de la cooperativa, tanto en producción como en precios, ha facilitado estos resultados económicos, según se ha trasladado a los socios en la asamblea general de delegados celebrada el viernes, 4 de junio, en el Aula Magna Tirso de Molina de la capital soriana, que finalmente se ha celebrado de manera presencial, manteniendo las necesarias medidas de prevención.

INVERSIÓN. La inversión realizada por COPISO en el ejercicio de 2020 ha ascendido a 7.918.959 euros, cinco millones más que en el pasado ejercicio. Esta inversión se ha materializado principalmente en la reforma del edificio de las antiguas oficinas de la Avenida de Valladolid, el inicio de la construcción de las nuevas naves de almacenamiento de Valcorba y de la planta blending de Almazán, granjas porcinas y actuaciones en las distintas instalaciones comarcales.

PIENSO. El volumen total de pienso fabricado en Valcorba ha sido de 260.604 toneladas, con un incremento de un 1,4%. Se está avanzando en el proyecto de construcción de una segunda fábrica ya que la actual está casi al límite de su capacidad productiva.

Además del pienso suministrado desde la fábrica de Valcorba, desde otras fábricas se han suministrado otras 136.474 toneladas, lo que hace un total de 397.078 toneladas de pienso para todo el grupo de COPISO.

PORCINO. El volumen de cerdos vendidos por las sociedades en las que participa COPISO sumó, en 2020, un total de 978.462 animales de cebo, un 3,5% más que el pasado año.

La circunstancia de abarcar la gestión de todo el ciclo productivo y comercial, incluida la producción agrícola de materias primas y la fabricación de piensos, permite a la cooperativa soriana lograr unos mejores índices productivos y de rentabilidad, situándose en el rango medio-alto del sector porcino español

La expansión en la producción porcina, a nivel de grupo, está asentada y va unida al desarrollo de la agricultura. Ambas actividades –ganadera y agrícola- se complementan, se necesitan y se impulsan mutuamente para lograr abarcar todo el proceso productivo, gracias a un modelo cooperativo ejemplar, conseguido por los socios de COPISO después de años de esfuerzo e implicación del campo soriano, según se indica en el informe de gestión.

CEREALES Y GIRASOL. Respecto a los cereales de la campaña 2020-21, se han recogido a los socios 218.172 toneladas, un 33% más que la campaña anterior. En oleaginosas, las toneladas recogidas en el otoño de 2020 fueron de 16.163, cifras similares a la campaña anterior.

FERTILIZANTES. El volumen de ventas de fertilizantes durante el año 2020 fue de 42.503 toneladas, un 11% más.

EMPLEO. La plantilla de COPISO, a diciembre de 2020 era de 130 empleados, cifras similares al año anterior. COPISO mantiene así su compromiso con el empleo en la provincia, puesto que hay que tener en cuenta el efecto multiplicador en los empleos indirectos, que genera la actividad del grupo COPISO.

ESTRUCTURA FINANCIERA Y EXCEDENTES. COPISO obtuvo en 2020 unos beneficios netos, después de impuestos, de 8.156.719 euros. La asamblea general ha aprobado el pago de 2.627.431 € en concepto de retorno cooperativo, para las actividades de pienso compuesto y comercialización de cereales, además de los excedentes de facturación abonados como complemento de precios, por los suministros adquiridos y productos comercializados durante el ejercicio 2020.

Los fondos propios se situaban a 31 de diciembre de 2020 en 39.974.259 €, con un incremento del 25% en relación con el año anterior.

DESPEDIDA A ANDRÉS GARCÍA. Esta asamblea de delegados también sirvió de despedida al ex director-gerente Andrés García, que lleva 43 años en la cooperativa, y desde 1995 ha sido director-gerente, cargo en el que le ha relevado -enero de 2021- Pascual López, que también se ha estrenado con este nuevo puesto en una asamblea. El presidente Francisco Javier Blanco no pudo asistir por motivos de salud, y presidió la asamblea el vicepresidente Félix Soria, que curiosamente fue su última actuación con ese cargo, ya que se eligió como nuevo vicepresidente a Jesús María Crespo.

Ver noticia completa

Los más de 1.200 socios de COPISO celebran desde el 17 de mayo, y hasta el día 25, las juntas preparatorias comarcales, para la elección de los delegados que participarán en la Asamblea General Ordinaria, que se celebrará el 4 de junio.

Debido a la situación de la pandemia, estas juntas preparatorias, en las que los responsables de la cooperativa dan cuenta del balance y memoria del ejercicio 2020, se desarrollan de manera online, por videoconferencia. Los socios han recibido el usuario y contraseña para poder incorporarse a la junta preparatoria.

Por seguridad, los socios siguen la reunión desde su casa, si bien se han habilitado puntos de encuentro en alguna localidad, con todas las garantías y medidas sanitarias, para facilitar el seguimiento a todos los socios, y para realizar las votaciones de manera presencial.

Estas juntas comarcales se celebran en Gómara, Berlanga de Duero, San Esteban de Gormaz, La Sierra, El Burgo de Osma, Almazán, Soria, Arcos de Jalón-Vicarías, Ágreda y Pinares-El Valle.

La Junta Rectora, cuando llegue el día de la celebración de la Asamblea General Ordinaria, y depende de la situación sanitaria, valorará la posibilidad de hacerla de manera presencial en algún lugar con un amplio foro.

Ver noticia completa

COPISO ha participado en el primer intercambio de experiencias entre titulados y empresas, que han celebrado la Fundación FUNGE UVa (Fundación General de la Universidad de Valladolid) y el Ayuntamiento de Soria, con motivo de la clausura del programa de prácticas en empresas 2020 que fomentan ambas entidades.

El jefe de Mantenimiento de la cooperativa, Miguel Martínez Veramendiz, y el recién titulado Diego Capilla (ingeniero de agro-energética), que ha estado realizando prácticas en COPISO, adscrito a la Dirección de Mantenimiento, trabajando en estudios técnicos y proyectos de la nueva fábrica de piensos de la cooperativa, trasladaron las experiencias de la colaboración, muy positiva para para ambas partes.

Los objetivos de este exitoso programa, que inició su andadura en 2017 gracias al impulso del Ayuntamiento de Soria, en el que titulados llevan a cabo prácticas retribuidas durante seis meses en empresas, es facilitar la mejora de la empleabilidad de los titulados universitarios, y promover la modernización del tejido empresarial local soriano. Hasta ahora, se han beneficiado ya una veintena de jóvenes sorianos.

Momento del acto de clausura e intercambio de experiencias.

En esta edición, FUNGE y Ayuntamiento han querido organizar una jornada para hacer balance, facilitar el intercambio de experiencias entre los titulados que han hecho prácticas, y favorecer la creación de contactos y el aprovechamiento de sinergias entre distintos proyectos empresariales.

En el acto han participado, además de COPISO, las empresas Cortabitarte- Sector Construcción, Indesfor- Consultoría, Fora Forest- Nuevas tecnologías en el medio Forestal, Fundación Cesefor-Investigación y Desarrollo medioambiental y ADADE SORIA- Asesoría.

Por parte de la Universidad de Valladolid, estuvieron el vicerrector del Campus de Soria, José Luis Ruiz Zapatero, y el gerente de la fundación FUNGE, Carlos Cabezas; así como la concejala de Educación del Ayuntamiento de Soria, Lidia Sanz. El intercambio de experiencias y clausura del programa se realizó en el Espacio de Coworking del Ayuntamiento de Soria, de la calle Real, el pasado viernes 7 de mayo.

COPISO, en su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, colabora para que los alumnos adquieran conocimientos prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible del entorno, mediante la realización de prácticas en la cooperativa. Estas prácticas favorecen la integración en el mundo laboral de los alumnos.

Ver noticia completa

PIC, líder mundial de la genética porcina, se enorgullece de presentar en asociación con COPISO, una de las principales empresas productoras del sector español, la puesta en marcha de una  innovadora granja de nivel Élite en España.

Esta inversión conjunta permitirá a PIC y a COPISO proveer de animales de alto nivel genético a los productores nacionales e internacionales de una forma segura y fiable.

Los primeros lotes provenientes de esta granja estarán disponibles en julio de 2021.

Esta nueva granja Élite combina los genes de alto valor y conocimiento de PIC, junto con la excelencia productiva de COPISO, todo ello en un entorno de alta bioseguridad.

La construcción de la granja comenzó en 2019 y fue diseñada considerando los más altos estándares para la mejora genética, bioseguridad, bienestar animal y sostenibilidad.

La granja dispone de material innovador como: sistemas de alimentación automatizados, transportes exclusivos, mayor disponibilidad de espacio para las futuras reproductoras, sistema de geotermia proveniente del purín, paneles solares de alta potencia, cooling en todas las ventanas.

En pleno funcionamiento, esta granja puede albergar 2.685 hembras de las líneas L04 (Landrace) y L05 (Large White), especialmente adaptadas para las necesidades del sector porcino español.

COPISO gestionará la granja en plena colaboración con los servicios técnicos y de cadena de suministro de PIC.

Ver noticia completa en porciNews

El proyecto inició en octubre de 2020, y se avanza en los trabajos de ingeniería de detalle, previos a la próxima instalación de una planta transformadora de gas en la granja de Sauquillo de Boñices.

COPISO mantiene un “compromiso firme con el medio ambiente”, remarca el director-gerente de la cooperativa, Pascual López, en el día de la celebración del Día Mundial del Agua (22 de marzo), resaltando como ejemplo uno de los últimos proyectos de I-D-i (investigación, desarrollo e innovación), en el que COPISO empezó a trabajar el pasado mes de octubre, el LIFE SMART AgroMobility, con el que se pretende aprovechar el purín para la elaboración de biometano para combustible de vehículos.

Se trata de una iniciativa “ambiciosa e interesante” que se desarrolla en la granja porcina de la localidad de Sauquillo de Boñices (Tejado), en la que se instalará una pequeña planta transformadora, que utilizará la biotecnología de microalgas y el proceso llamado upgrading, para transformar un producto residual estratégico como es el purín, en un gas verde renovable, con características similares al gas natural, explica Marcos García, responsable del proyecto en COPISO.

El objetivo es demostrar que el purín de esta granja, de unas 3.000 plazas de cebo, podrá suministrar combustible a dos vehículos ligeros. Adicionalmente y, fomentando así procesos basados en economía circular, se obtendrá también biofertilizante para la agricultura.

De esta manera, se conseguirá evitar el consumo de combustible fósil (como es el petróleo), y reducir la utilización de fertilizantes químicos, al usar el purín como fertilizante. El fin, en definitiva, es demostrar la viabilidad de un nuevo modelo de gestión de vertidos de origen pecuario, mediante su tratamiento y uso posterior, teniendo en cuenta aspectos técnico-económicos y medioambientales.

Ver noticia completa

Si COPISO, en 1990, iniciaba un tiempo exitoso de modernización y de desarrollo, el nombramiento de Pascual López como nuevo director-gerente, arranca una renovada etapa con un objetivo claro: mejorar el valor añadido de la producción agraria soriana.

La Sociedad Cooperativa COPISO ha iniciado una nueva etapa. Desde el pasado mes de enero, quien ocupaba el cargo de director técnico de porcino, Pascual López Nuez, es el nuevo director gerente de la entidad, relevando en el puesto a Andrés García Martínez, que seguirá en la cooperativa hasta que se presenten los resultados económicos del ejercicio 2020, en la próxima asamblea general, y que supondrá también su marcha definitiva de la cooperativa.

Si la etapa de Andrés García ha sido la de la modernización, profesionalización y desarrollo de la cooperativa, convertida ya en la principal empresa de la provincia, y un referente nacional para el cooperativismo agrario y la producción porcina; el reto de Pascual García será, a partir de ahora, y además de continuar con esa tarea de dimensionar la cooperativa, «intentar canalizar o generar actividades ligadas al campo, pero buscando un mayor valor añadido de la producción agraria de la provincia, de nuestros agricultores y ganaderos, para que la riqueza se quede en Soria, participando más en la cadena de producción y transformación».

«Queremos captar iniciativas en el sector agroalimentario, apoyarla y ver su viabilidad. Si podemos participar y darle un empuje, e incluso en aspectos financieros, ahí estaremos. Sobre todo porque hay que entender que COPISO es de gente que vive en Soria y que ha estado aquí siempre. Tenemos vocación de relanzar esta provincia y trabajar por su desarrollo. Es nuestra vocación».

PROYECTOS

La construcción de una segunda fábrica de piensos, que estará operativa en dos años y medio, aproximadamente, y que tendrá una inversión de cerca de 15 millones de euros, es uno de los proyectos que evidencia la voluntad de la cooperativa de reforzar la producción porcina. En estos momentos, ya se están construyendo cuatro nuevas naves de almacenamiento en el complejo industrial de Valcorba, que estarán disponibles esta próxima cosecha.

Pero el desarrollo del sector porcino, a través del sistema de granjas de integración, continúa con la puesta en marcha de una granja de multiplicación de 2.500 madres, para producir hembras para el grupo de COPISO, y también para vender a nivel nacional.

Ver noticia completa en Soria Noticias

ICPOR, integradora porcina creada en 2012, ha registrado en 2020 un incremento, tanto en el número de granjas integradas con la compañía como por volumen de negocio, velando por el interés de sus granjeros.

Un crecimiento que no es baladí puesto que se ha producido en un año marcado por la incertidumbre derivada de la pandemia provocada por la COVID-19.

Una incertidumbre que se ha centrado en el ámbito socio-sanitario, pero que también ha tenido un gran impacto en el ámbito económico y empresarial de toda España. Y el sector porcino no ha sido ajeno a esta situación: el cierre del canal Horeca y la limitación de las reuniones con motivos festivos se ha traducido en un descenso abrupto y generalizado en el consumo de productos derivados del cerdo ibérico y, ante esa caída de la demanda, en una debacle de su precio en lonja, uno de los motores del sector primario en Salamanca y en gran parte de Castilla y León.

Solo en los cuatro primeros meses de esta crisis sanitaria, económica y social, el precio del porcino ibérico de cebo se hundió más del 23%. Además, muchos ganaderos se han encontrado con el problema añadido de tener que buscar alternativas para dar salida a un producto que tradicionalmente ha tenido muy buena acogida pero que en 2020 ha sufrido de manera muy significativa los efectos de la pandemia.

La estabilidad siempre ha sido uno de los valores más apreciados por cualquier empresario y en un entorno como el actual cobra aún más valor. Durante el año 2020, ICPOR ha velado por garantizar la estabilidad de sus integrados en un entorno complicado y ha vuelto a cumplir con uno de sus compromisos fundacionales: ofrecer a sus granjeros un precio garantizado, eliminando las fluctuaciones que pueda experimentar el mercado. Y las fluctuaciones que ha experimentado el sector en el ejercicio que acaba de concluir han sido devastadoras, por lo que ese compromiso se ha demostrado fundamental.

Ver noticia completa

La cooperativa Copiso surgió en 1967 como una reacción frente al abandono en los pueblos de las familias, en busca de un porvenir en la industria que se desarrollaba en las grandes ciudades. Un grupo de ganaderos, que entendió que debía integrarse con agricultores para afrontar de forma conjunta los problemas y los retos del campo, se unieron para impulsar la cooperativa.

Con el paso de los años, Copiso aglutina buena parte de la actividad agropecuaria soriana convirtiéndose en un pilar esencial del desarrollo económico y social del medio rural de la provincia, siendo la empresa que más factura y una de las que más proyección de futuro tiene.

El progresivo crecimiento de la actividad ha llevado a Copiso a crear alianzas estratégicas con otros grupos empresariales tanto a nivel nacional como internacional para aprovechar sinergias y diversificar actividades. Hoy Copiso participa en seis sociedades diferentes que desarrollan actividades muy diversas: abonos, biomasa, inseminación artificial, etc.

Entrevista con Pascual López Nuez, gerente de la Cooperativa
¿Cuáles con las actividades que realiza la cooperativa y los servicios que presta a los socios?

Las actividades que realiza la cooperativa son todas las que los socios necesitan para el desarrollo de su actividad: -Comercialización de cereales, legumbres y oleaginosas. –Fertilizantes. -Secado y comercialización de girasol y maíz. -Calibrado y selección de semillas. -Suministro de fitosanitarios. -Gasóleos, depósitos y servicios. -Fabricación y distribución de piensos compuestos. -Integración y comercialización del porcino. -Asesoramiento en proyectos agro-ganaderos. -Servicios veterinarios. -Productos zoosanitarios e inseminación porcina. -Tienda de repuestos y herramienta agrícola. -Elaboración de biomasa

Además, llevamos a cabo proyectos de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) para mejorar la calidad de la carne porcina atendiendo adecuadamente la nutrición del animal, también para fomentar el uso de leguminosas en la elaboración de los piensos, y para aprovechar el producto residual digestato del purín como abono para el cultivo de chopo.

¿Qué papel juega en la cooperativa la innovación y la inversión en nuevas tecnologías?

La inversión en I+D+i y en nuevas tecnologías es fundamental para conseguir un crecimiento estable, sostenible y a largo plazo. La cooperativa tiene que crecer adaptándose a los cambios que se producen en el entorno, participando y liderando proyectos de investigación que desarrollen procesos más eficientes y que no perjudiquen a nuestro entorno. Por otro lado, el uso de nuevas tecnologías mejora tanto la calidad de vida de los socios y de los trabajadores, como la productividad de los trabajos realizados.

¿Cómo es la relación del socio con la cooperativa?

Los socios son parte fundamental de la cooperativa ya que sin ellos la cooperativa no tendría razón de ser. La comunicación con los socios es constante para poder determinar sus necesidades, conocer sus preocupaciones y actuar en consecuencia ofreciéndoles todo lo que esté en nuestra mano para facilitarles el desarrollo de su actividad.

¿Cómo incentivar una mayor participación de jóvenes y mujeres en las cooperativas?

En los últimos tiempos, la incorporación al campo de jóvenes y mujeres se ha ido incrementando. En el último año ha quedado patente que el sector primario es fundamental para que el país pueda subsistir. La llegada de la pandemia ha incrementado el número de personas que quieren volver al campo. Habría que aprovechar esta situación para facilitar la incorporación de los jóvenes y de las mujeres al campo mediante ayudas económicas, ayudas a la formación necesaria para poder desarrollar la actividad, apoyo a los productos españoles, etc.

¿Qué ventajas destacaría del cooperativismo para los socios agricultores y ganaderos?

Copiso ha demostrado que el cooperativismo ha sido una herramienta fundamental para el mantenimiento y el desarrollo de la actividad agrícola y ganadera de la provincia. La unión de agricultores y ganaderos les ha dado la fuerza necesaria para… seguir leyendo la entrevista.

Ver noticia completa en SoriaTV

SUBIR